miércoles, 25 de octubre de 2017

SIÉNTEME


Quí­tame este calor inmenso
que siento en mi cuerpo.

Desátame las pasiones
que tengo dentro de mi pecho.

Navégame al ocaso
cada clamor de piel.

Profundiza en el abismo
de mi mirada sin ley.

Bébete cada uno de mis besos
que saben a miel.

Piérdete en mi guarida
una y otra vez.

Duérmete a mi vera
y despiértame al amanecer.

TCL


domingo, 24 de septiembre de 2017

¡Gracias!


 Hoy escribo de nuevo unas palabras sobre un folio en blanco. Disfruto escribiendo, casi siempre para mi.

 Siempre gozo mis momentos de locura que me sacan palabras, versos y lineas que a veces me ayudan a drenar el peso de la lucidez.

 Hoy he decidido compartirlo contigo.

 Léeme, conóceme, siéntete libre de comentar lo que te transmiten mis letras.

 Este es mi espacio, donde hablo de las emociones, propias y ajenas.

 Me rodeo de gente que me emociona, oigo música que me eriza la piel, me gusta ver películas que me hagan reflexionar y porque no, hasta llorar.

 He escrito en cuadernos, servilletas, en word... sueños o realidades, lineas sueltas que luego he ido tejiendo con suavidad y mimo.

 Hoy escribo para agradecer, a todos, los lectores y compañeros que me motivan a seguir.

 Les agradezco el tiempo que pierden en leerme y comentarme, de las emociones que me habéis provocado.

 Gracias a todos, los que  estáis ahí desde el principio, los que acabáis de llegar, a los que comentan y a los que, tal vez, por pudor no lo hacen.

 Gracias por seguirme, por compartir, por no juzgarme.

 Gracias por hacerme sentir cosas bonitas, por comentarios que han provocado un cosquilleo en el estómago, que han recorrido mi piel con un escalofrío, que aceleran el corazón y arañan el alma.

 Gracias a mis lectores, amigos y familia por acompañarme en esta locura.

TCL


viernes, 15 de septiembre de 2017

El ocaso


La oscuridad acecha durante el día,
el enemigo se esconde entre las sombras,
el cielo se pinta de gris,
la tristeza se ahoga.

El silencio suena muy fuerte,
entre el murmullo de la gente,
se disfraza de inquietud,
deja tu cuerpo inerte.

Un frío suelo bajo tus pies,
cubierto de zapatos sin suelas,
cansados de caminar al revés,
por todas las enredaderas.

La boca ya no puede gritar,
se ha encerrado la palabra,
en un tunel sin salida 
donde la verdad siempre calla.

La mirada se ha dormido
en una cuna de plata,
la vista se ha perdido
en las noches mas largas.

El vacío se adueñará
del corazón prisionero,
el día se apagó...
donde murió el sueño.

TCL


viernes, 28 de julio de 2017

No soy escritora



 Escribo por casualidad, sin pretensiones, desde hace mucho, en la sombra. 

 Mis letras son el resultado de momentos atrapados en mi mente, reales o imaginarios, como una foto transformada en letras.

 No soy escritora, escribo por placer, mis debilidades, mis heridas aún sangrantes, lo que vivo, lo que imagino, el grito que tengo atrapado en la garganta y que fluye por los dedos.

 Me relaja escribir, inmortalizar recuerdos, buenos y malos, ayuda a sanar mi alma, renovar mi travesía, releer y comprender, alivia y consuela.

 A veces me traslada a un mundo de sueños, de lugares que tal vez no existen, rincones perdidos o camuflados en mi mente que no para de girar.

 Me gusta hacerlo cuando estoy sola y de repente dejo de estarlo, se plasman ilusiones, se crean realidades inalcanzables que adquieren forma al compartirlas con los que me leen.

 Escribir es magia, un cerebro descontrolado que transforma ideas en palabras, en frases, en quimeras inalcanzables, sentimientos desbordados, historias, cuentos o relatos donde mi mente da vida a los personajes, frases que suenan a música, a reproches, a miedos...

 Escribo lo que vivo o lo que sueño, plasmo la realidad de la vida, a veces mejor la invento, escribo para mi, para que mis recuerdos no se escapen por las grietas de mi cerebro, escribo por accidente, el más bonito que he tenido.

TCL

jueves, 15 de junio de 2017

Serás mi poesía


Tú  serás mi poesía
hasta que mi tiempo pare
sin agujas como lápices,
sin que existan calendarios
sin que meses y años
puedan anudarse
para ser contados.

Por siempre,
tú serás mi poesía,
porque te tuve,
por sorpresa,
porque me ataste
a tu cuello lánguido
sedoso y largo de cigüeña,
porque pudiste no ser tú,
pero fuiste, y ahora eres...

TCL

miércoles, 17 de mayo de 2017

Hoy me apeteces


Me apeteces de forma lujuriosa, sin romanticismo añadido,
ni dulces palabras.

Me apeteces desnudo, de carne, de pecado, de sed de orgasmos.

Me apeteces de hombre hecho animal, de furia desatada, de sexo sin límites,
de pasiones ahogadas.

Me apeteces de pasión desmedida, sin amor fabricado, de sudor y éxtasis,
hasta quedar agotados.

Me apeteces así, de cuerpo a cuerpo, de lágrimas de dolor, de sabor a deseo,
de encuentro inesperado.

Me apeteces hoy, entero, sin medida, sin complejos.

Me apeteces tú, hombre o animal, sin corazón ni te quieros,
desgarrándonos el alma, dejando atrás los miedos.

Hoy me apeteces...¡Juguemos!

TCL


martes, 28 de febrero de 2017

El vacío


Frente al abismo inmenso mirando
el vacío de una vida mediocre,
cargando piedras en los bolsillos
sacando el corazón por el escote.

Gritando al unísono con el eco
que repite sin cesar el desgarro
de una garganta rota y seca
que no admite mas llantos.

Parado en el borde pensativo,
sin nadie más alrededor,
te pierdes entre suspiros
de tu vida anterior.

El vacío bajo tus pies se halla
y un escalofrío recorre tu cuerpo,
una suave brisa seca
de la frente tu sudor.

El cielo gris comienza a llorar,
es hora de despedirse,
miras aquella foto
donde un día sonreíste.

Metes la mano en tu faltriquera
y coges tu primera piedra,
es símbolo de dolor
y cae sobre la arena.

Con la segunda no dudas,
no la quieres mirar,
es de color negra
y en ella tu pena va.

Lanzas una a una cada piedra,
con colores y formas,
con sentimientos y nombres,
dejando vacío los rencores.

La última la miras con cuidado,
caes de rodillas rendido
has tirado por el abismo
todo lo que estorbe.

El vacío se apodera de ti,
el miedo te inunda,
el sudor frío te abruma,
comienzas a huir.

El vuelo se torna libre,
no te pesa nada ya,
llevas los bolsillos vacíos
y hay que llenarlos de realidad.

TCL


jueves, 26 de enero de 2017

Infancia mágica


Y he regresado, con las manos vacías y el corazón lleno.

Repleto de olores, sensaciones dormidas, casi olvidadas.

He vuelto del ayer mas lejano, de los días que se perdieron en la memoria del paso de los años.

He revivido instantes cargados de colores, donde las risas de los juegos de niños aún retumban entre las paredes de ladrillos y el hormigón del suelo.

Allí donde los bocadillos se compartían y los sueños
se contaban, el mismo lugar donde crecía y se
fraguaba la personalidad de lo que nos hemos convertido.

Ese lugar mágico donde la inocencia era mas grande que los cuerpos, donde las risas eran mas fuertes que las tormentas del invierno, allí donde los veranos se pasaban entre piscinas y juegos en la calle.

Me he paseado por los recuerdos de mi memoria, donde los que faltan ya, están aún muy presentes, tanto que se puede oir su voz mientras jugaba.

Esos recuerdos donde no dolía nada ni
tenía miedos, donde la curiosidad era la que nos daba valentía, donde no hacía falta juguetes porque teníamos una imaginación prodigiosa que nos hacía ver lo que queríamos.

Ese lugar, donde sentados en un umbral, sin importar el frío contábamos historias de miedo, que aunque se repitieran siempre nos asustaba.

He vuelto a un ayer lejano, o no tanto, donde todo parecía fácil, y se arreglaba una riña, explicando con un idioma corto en palabras, antes de despedirnos hasta mañana, donde los abrazos eran sinceros y la amistad era real.

Donde los secretos eran compartidos con todos, las miradas limpias, la vida cercana, donde nos veíamos a diario para compartir tiempo...

Ahí, en ese rincón de mi memoria, están guardados momentos mágicos, risas de verdad, abrazos sinceros, gente sana.

He vuelto a sentir, cerrando los ojos, el tacto y el olor, los colores y las risas... y he sonreído.

TCL


domingo, 1 de enero de 2017

¡Feliz Año Nuevo!



Comienza un viaje nuevo, no lleves demasiado peso,
tómalo con calma y con pasos firmes.

Carga tu mochila de afecto, respeto, paciencia,
dulzura, tolerancia y amor, repártelo durante 
tu camino con todo aquel que encuentres.

Sueña mucho, levanta el vuelo, pero siempre 
ten los pies en el suelo y la cabeza sobre los hombros.

Ríe a carcajadas en los momentos buenos, búscalos,
llora solo si es necesario, pero no te quedes 
estancado en los malos recuerdos.

La vida es un instante, es justo ahora, no hay más,
solo existe el presente, donde estás vivo, ni pasado
ni futuro nos pertenece, así que vive con intensidad.

Recuerda, solo tú eres dueño de tu vida, de tus pasos,
del camino que recorres, de tus sentimientos y a quién
regalarlos.

Comienza un nuevo viaje, ¡¡disfrútalo al máximo!!

TCL